Salud Natural a tu alcance

Naturopatía

   El término “Naturopatía” fue propuesto por el alemán Benedict Lust, y significa terapia natural. Sus ideas estaban basadas en las de su compatriota Vincent Preissnitz y en las del padre Kneipp.

   La Naturopatía es un Sistema de Medicina holística que lleva a nuestro alrededor desde los tiempos antiguos, y que se basa en el uso de productos naturales, para el tratamiento de las enfermedades. Las hierbas; vegetales sin fertilizantes artificiales, y preparados sin preservantes o colorantes, además del agua pura, la luz solar y el aire fresco, se usan para reforzar la capacidad del cuerpo de las sustancias "innaturales" que son la raíz de muchas enfermedades.

   Más que la enfermedad, en Medicina Natural lo que existe es el enfermo. Y es por eso que el tratamiento ha de ser personalizado y con la terapia más apropiada en cada momento.

   La Naturopatía parte del principio de que nuestro propio cuerpo es, por lo general, capaz de llegar a su autocuración, ayudado por los estímulos precisos en caso de necesidades. Para ello la Naturopatía ofrece un amplio abanico de posibilidades de tratamiento según la persona y su evolución. Sabiendo que cada individuo es distinto y, en consecuencia, cada uno afronta una misma patología de un modo diferente.

   La Naturopatía no persigue solo el tratamiento local y puntual de una enfermedad sino el tratamiento de fondo. Es decir, busca las causas y el origen que han provocado la dolencia para sanarla y evitar que reaparezca. Actúa también como preventivo determinando las tendencias patológicas de la persona según su tipo constitucional y su patrón de comportamiento.

   La filosofía de la Naturopatía es “Sólo la naturaleza cura”. La Naturopatía no confía en un solo tratamiento, sino que es multidisciplinaria y abarca muchos ingredientes naturales.

   Comer sano, agua limpia, ejercicio y relajación. Lo que cualquier doctor, profesional de la salud o individuo instruido reconocerá como ingredientes esenciales para un estilo de vida sano, Son también cimientos sobre los que se ha construido la medicina Naturopática.

   La fuerza vital: El cuerpo puede luchar contra la enfermedad y recuperarse debido a que posee una “fuerza vital curativa” que permite a los sistemas corporales volver a un estado de armonía conocido como homeostasis. Este estado tiende hacia la salud perfecta, y el objetivo del Naturópata es restablecerlo y preservarlo. En Naturopatía, la salud no es simplemente la ausencia de enfermedad, sino un estado en el cual cada persona se siente física, mental, emocional y económicamente bien.

   Los Naturópatas ven la enfermedad como un fenómeno natural: Las enfermedades se producen en plantas, animales y gente cuando cualquier parte del organismo no funciona bien. Una mala dieta, una pobre eliminación de los desechos corporales, lesiones, factores hereditarios, emociones destructivas, medicamentos represivos o falta de ejercicio y la contaminación medioambiental pueden afectar el funcionamiento sano de las células de tal modo que el cuerpo se desequilibre. El objetivo del Naturópata es identificar la causa de la enfermedad, y eliminarla ayudando a la propia fuerza vital, restableciendo así el sano estado del cuerpo.

NATUROPATÍA TRANSFERCEUTICAL.

   La Naturopatía Transfercéutical es una aproximación a la Ciencia Tranfercéutical aplicando los principios Naturopáticos. Es la forma que tiene el Profesional de acercarse al entendimiento de la Suplementación Nutricional Inteligente a través de los Factores de Transferencia para que adquiera las nociones para poder evaluar qué suplemento le va mejor a él y a su familia.

 LEY DE CURACIÓN DE HERING

   "La mejora y la curación se producen de dentro a afuera. Los síntomas desaparecen desde arriba hacia abajo. Las molestias van desde un órgano importante a otro menos importante. Los síntomas desaparecen en el orden inverso a su aparición".

   Por medio de este proceso constructivo encaminado hacia la salud, los tejidos viejos y enfermos son reemplazados por tejidos nuevos y sanos. Mientras que la crisis de la propia enfermedad, por el contrario, es desfavorable aunque también sea natural, y todos los órganos del cuerpo se revelan contra ella en vez de colaborar. En el caso de la crisis curativa todo colabora para el beneficio del organismo. Cualquier evento que ocurra en el organismo, sea favorable o desfavorable, está controlado por leyes naturales.

   La experiencia de pasar por una crisis curativa se parece mucho a los estados críticos de la enfermedad, puesto que se volverán a experimentar los síntomas del mal que aquejan al paciente. Pero hay una diferencia muy importante: la eliminación. En la crisis curativa la eliminación es perfecta. La defecación es natural. Todos los órganos de eliminación están cumpliendo con su función en forma normal. En los estados críticos de la enfermedad, en cambio, los procesos de eliminación cesan o son insatisfactorios, lo que complica aún más el estado patológico del paciente. En la crisis curativa los procesos de eliminación se aceleran debido a la abundancia de energía vital recuperada. Todas las secreciones y otras formas de desechos acumulados en el organismo se disuelven y fluyen libremente, y así se establece un proceso de limpieza general y purificación.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA LEY DE HERING:

   “La mejora y la curación se producen desde dentro hacia fuera”

   “Los síntomas desaparecen desde arriba hacia abajo”

   “Las molestias van desde un órgano importante a otro menos importante”

   “Los síntomas desaparecen en el orden inverso a su aparición”

“LA MEJORA Y LA CURACIÓN SE PRODUCEN DESDE EL INTERIOR DEL ORGANISMO HACIA FUERA”

   Esto significa que para llegar a la salud las toxinas que hemos ido acumulando en nuestro interior (órganos internos) tienen que salir hacia el exterior; de modo que son nuestros órganos internos los primeros en curarse. Cuando la enfermedad sale por la piel u órganos externos es señal de que estamos llegando definitivamente a la salud. Para que esto se cumpla es necesario pasar por diferentes crisis curativas en esos órganos internos y saber interpretarlos para no sofocar los síntomas con medicina química.

“LOS SÍNTOMAS DESAPARECEN DESDE ARRIBA HACIA ABAJO”

Si deseamos llegar a la salud, lo primero que debemos curar es nuestro cerebro. Nuestra forma de pensar, de sentir, nuestras emociones deben dar la fuerza motora, a todo el proceso de curación ya que en el sistema nervioso se acumula la energía vital imprescindible para el proceso de la curación. Una mente negativa, con pensamientos destructivos, violentos jamás podrá dirigir el proceso de reversión hacia la salud. Esta vuelta a la salud se conseguirá dependiendo de la vitalidad, genética y capacidad individual.

“LAS MOLESTIAS VAN DESDE UN ÓRGANO IMPORTANTE A OTRO MENOS IMPORTANTE”

   Puesto que el organismo siempre buscará lo mejor para su supervivencia, es fundamental que los primeros órganos en depurarse sean los más importantes, de modo que se deja para siguientes crisis curativas los órganos menos importantes. En la homotoxicología se ha comprobado como los órganos más importantes para protegerse frente a las agresiones de las homotoxinas, producen lo que en homotoxicología se llama “fase de compensación”, es decir enfermedades que pretenden proteger a los órganos vitales. Un ejemplo lo tenemos en como se pueden producir forúnculos en una diabetes latente, aparentemente inexistente.

“LOS SÍNTOMAS DESAPARECEN EN EL ORDEN INVERSO A SU APARICIÓN"

   Este principio tal vez sea el más maravilloso de ver en la práctica clínica. Cuando analizamos los procesos patológicos por los que hemos ido pasando a través de los años observamos que vamos pasando de enfermedades agudas a enfermedades de deposición y después llegamos a las enfermedades crónicas o degenerativas. Esto es lo que en homotoxicología llamamos fase de excreción, reacción, deposición, impregnación, degeneración y neoplasia o vicariación progresiva.

   Pues bien a medida que el proceso curativo se inicia empezaremos a experimentar De Nuevo, por medio de crisis curativas, ¡ojo, no crisis de enfermedad!, los mismos síntomas o enfermedades que desarrollamos anteriormente pero en orden inverso. Las enfermedades más recientes (y más crónicas) resurgirán primero, y poco a poco con nuevas crisis curativas llegaremos hasta las enfermedades agudas que tuvimos muchos años atrás.

   Si la enfermedad se fue desarrollando a través de muchos años y hemos llegado a una fase degenerativa es muy difícil que incluso con medicina biológica natural podamos llegar al final de la curación (vicariación regresiva). Puede que nuestro organismo no tenga la suficiente vitalidad como para completar el proceso curativo. En ese caso tendremos que aprender a seguir viviendo con crisis de compensación y de curación.

CÁLCULO DE LA POSOLOGÍA.

   Para poder calcular la posología (dosis) que se recomienda a nuestros afiliados hay que tener en cuenta en qué fase del padecimiento se encuentra. Existen tres estadíos básicos de la enfermedad:

1.    Prevención.

2.    Fase Aguda.

3.    Fase Crónica.

   En la Prevención la dosis es que el frasco dure todo el mes, por ejemplo si hablamos del FT Clasic con una presentación de 60 Cápsulas entonces la dosis es 60 cápsulas / 30 días = 2 Cápsulas diarias. Si analizamos el BCV con 120 Cápsulas entonces son 120/30 = 4 Cápsulas al día. Esta misma fórmula es aplicable al mantenimiento una vez nos hayamos recuperado de la patología.

   En la Fase Crónica la dosis es que el frasco dure ½ mes es decir si ponemos como ejemplo el Factor Transfer Plus es 90 Cápsulas / 15 días = 6 Cápsulas al día

   En la Fase Aguda o de Crisis Curativa el frasco debe durar ⅓ del mes es decir que si tomamos como ejemplo al FT Glucoach con 120 Cápsulas / 10 Días = 12 Cápsulas diarias.

CÁLCULO DEL TIEMPO DE CONSUMO DEL SUPLEMENTO NUTRICIONAL.

   Muchas veces los pacientes que no han desarrollado la cultura de la prevención y la Suplementación Nutricional, como el mejor medio para evitar los padecimientos, me preguntan durante que tiempo deben tomar el suplemento nutricional o que tiempo necesitan para ver una remisión de los síntomas.

   Se ha establecido una fórmula matemática muy simple en base a la Ley de Hering que te permite calcular con muy buena precisión el tiempo que debe tomar el suplemento nutricional en fase crónica y cuándo podrá pasar a la fase de mantenimiento o prevención.

La Fórmula es la siguiente:

3 meses + 1 mes x año de padecimiento.

Ejemplo: un paciente que sufre un asma crónica desde hace 5 años.

3 meses + 5 meses = 8 meses de tratamiento en Fase Crónica.

   Quiero hacer una salvedad con las enfermedades Autoinmunes, recuerden que una enfermedad autoinmune no se empieza a padecer cuando aparecen los síntomas, se padece desde el día en que naciste, por lo que se cuenta la edad como años de padecimiento, de todos modos no os asustéis, hay un tope, 24 meses de tratamiento.

© 2012 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode